20-02-2020

JUEZA DE CAUSA IBAÑEZ CONSIDERO QUE NO HUBO NI ENSAÑAMIENTO NI ALEVOSIA EN EL ASESINATO

LA FISCALA APELAR LA RESOLUCION



El largo proceso judicial que investiga el homicidio de Juan Cruz Ibañez -joven estudiante de ingeniería oriundo de la localidad de Murphy, hecho ocurrido el 30 de julio de 2018 en el departamento en el que vivía- sigue su curso y las novedades que va transmitiendo el fiscal no son alentadoras ni brindan bálsamo a la doliente familia, que en los últimas días recibió la noticia de que la jueza de la causa resolvió la calificación del hecho como homicidio criminis causa, sin los agravantes propuestos por Fiscalía, premeditación y alevosía. Medida que será apelada por la Fiscalía, ya que la familia de la víctima no pudo intervenir como querellante, atento a que el homicida era menor de edad al momento del delito y una vetusta ley de menores aùn vigente en la provincia de Santa Fe no reconoce la figura de la querella.
Sonia Sanchi, madre de Juan Cruz, sigue con su propio calvario con noticias que no son alentadoras para su pedido de justicia, como sucedió el viernes pasado por la tarde, cuando recibieron un escueto informe de la Fiscalìa “donde la jueza de la causa considera responsable al joven procesado por el asesinato del joven estudiante y lo califica como “homicidio criminis causa” , sin los agravantes de “alevosía y ensañamiento” que había planteado el fiscal. Fue un balde agua fría para todos, sobre todo porque esta calificación tiene una pena que va de los 6 a los 20 años de prisión y como es menor siempre se aplica la pena menos gravosa, es decir que quizás le den una pena de 6, 8 o 10 años”, analizó, asegurando luego “vamos a apelar la Resolución de la jueza y además queremos saber cuál es la pena que se le dará al homicida”.
Sanchi recordó que lamentablemente la justicia no puede constituirse en querellante y los intereses de la víctima son defendidos or el fiscal, no descartando sin embargo, buscar el asesoramiento de un abogado penalista.

La visión de la jueza

La jueza Marìa del Carmen Musa, es quien tuvo la responsabilidad de calificar el hecho y lo dio a conocer el de febrero pasado y es quien además deberá determinar dentro de los plazos legales el monto de la pena a aplicar al acusado, quien por ser ya mayor de edad se encuentra alojado en cárcel de mayores.
Pero uno de los conceptos vertidos por Musa causa mayor escozor en Sonia Sanchi, ya que la magistrada entiende que “ cuando pasa alguna situación por la que hay detener a un menor, la gente aboga por que se lo reeduque y reinserte socialmente. Y que las familias de las víctimas solo los únicos que pedimos una sentencia perpetua o de muchos años, que queremos vengarnos y el resto de las personas no piensa así: lo que yo pienso es que cuando un joven o un niño empieza a delinquir debería el Estado trabajar en su Educación o reinserción, sino pasan cosas que terminan con la vida de otras personas como ocurrió con Juan Cruz, y lo mato un joven de 17 años con 12 causas penales y siempre en libertad”, razonò.

Los hechos

Juan Cruz fue asesinado el 30 de junio de 2018 en un departamento del 2º piso de Zeballos al 2100 donde vivía. Oriundo de Murphy, le faltaban dos materias para recibirse de ingeniero en sistemas en la UTN y trabajaba en el desarrollo de proyectos especiales para una empresa de investigación tecnológica.
El joven fue hallado con dos mortales puñaladas en la espalda y otros 20 cortes en el cuerpo. El homicida intentó escapar del edificio en el auto de la víctima, pero no pudo. Entonces tomó un taxi con varios bolsos hasta un pasillo de Chacabuco al 4200. El relato del taxista que lo trasladó y se presentó ante la Justicia tras saber del crimen, llevó a la policía al lugar y encontró allí pertenencias de Juan Cruz.
Esa pista condujo a Lucas O., detenido días después a bordo de un ómnibus de la colectividad Qom que iba hacia Chaco. Fue indagado como autor de un homicidio con tres agravantes que para los mayores de edad prevén prisión perpetua. Por entonces, el chico ya tenía siete causas penales por robos y arrebatos cometidos desde que había cumplido 16 años. La jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena resolvió entonces que quedara detenido en el Irar. Una vez que cumplió 18 años fue trasladado al penal de Piñero.
En octubre del 2019, en la audiencia preliminar familiares y allegados a la familia Ibañez pidieron la prisión perpetua.

Norma Migueles